Youtube Whatsapp Facebook-f Instagram

Consejos prácticos para cuidar la salud emocional en cuarentena

BLOG

La coyuntura por el COVID-19 ha puesto al mundo en jaque, desde los aspectos más globales hasta los más íntimos y personales. Muchos han perdido sus empleos, otro tanto ha tenido que modificar por completo sus dinámicas y una gran parte ha tenido que reinventarse totalmente para no cerrar sus negocios, todo en medio del confinamiento preventivo que ha hecho que la velocidad de la vida diaria se detenga y quede casi estática.

Cada persona ha tenido que enfrentar situaciones que estaban pospuestas con los demás o consigo mismos, de ahí la importancia de usar buenas herramientas emocionales que eviten el aumento de ansiedad y que permitan entender y superar los conflictos que esta pandemia trajo a colación. 

Pensar en las cosas positivas de cada imprevisto es lo último que se hace, sin embargo, la respuesta a los pedidos más frecuentes de la gente se encuentra en el tiempo que el confinamiento les ha concedido a las personas. Tiempo para compartir con la familia, para leer ese libro empolvado en la mesita de noche, para retomar ese hobbie que siempre queda relegado por el trabajo o simplemente para descansar. 

Hay algo importante y es evitar satanizar el tiempo libre que cada uno pueda tener en estos momentos, la idea no es atiborrar una rutina con miles de cosas para hacer y así no sentir que se está desperdiciando el tiempo, hay que olvidar sentirse culpables por eso. Lo recomendable es adaptar una rutina que no descuide los horarios de alimentación, para no descompensar el cuerpo; que incluya algún tipo de actividad física, para estimular la producción de endorfina y permitir la regulación del sueño y finalmente dedicar un espacio al ocio o al aprendizaje de algo nuevo.

Lograr el equilibrio en este momento depende de anclar el pensamiento al presente, un día a la vez impide el desgaste emocional pensando en el futuro o en lo que fue, un día a la vez te permite centrar tu energía en la creación de soluciones o en la búsqueda y fortalecimiento de un talento.

La sensibilidad, irritabilidad o frustración son emociones propias de la situación, pretender o querer estar bien todo el tiempo no debe ser una camisa de fuerza, pues dejar que las emociones y sentimientos fluyan hacen parte de afrontar los cambios presentes. Hay que conectar con la emoción, indagar qué la genera, identificarla y sentirla, para así permitir que finalmente pase. Una forma de superar dichos estados de ánimo puede ser por medio de la escritura, meditación o ejercicios sencillos de relajación. 

El consejo final es limitar el tiempo en las pantallas, pues lo que abunda, propio del momento, es la desinformación. La sugerencia es siempre remitirse a medios de comunicación oficial que proporcionen información objetiva y verídica. 

Es un tiempo diferente, que pone a prueba la fortaleza de la humanidad, pero que impulsa de una u otra manera a aprender y a cambiar las reglas del juego para obtener resultados diferentes.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Categorías

Archivos

Tags